Publicado en Ensayo, Poesía

LA PIEDRA ES UN FILÓSOFO, GUARDANDO MISTERIOS

 David Figueroa González

 

“La poetisa cumple medida
 y riesgo de la piedra de habla”

Ana Enriqueta Terán

 

 

De  niño me encantaba recoger piedras las escogía por su figura o por sus colores creo que en algún momento llegue a tener más de 100 tipos de ellas en una caja de madera que guardaba bajo la cama, con el tiempo descubrí que esos objetos poseían un sinfín de simbologías.   La piedra, representa  lo perdurable, lo imperecedero, en muchas culturas  es símbolo de poder divino. Su dureza y duración, afirma Cirlot en su diccionario de símbolos, impresionaron a los hombres desde siempre, quienes vieron en ella lo contrario de lo biológico, sometido a las leyes del cambio; la decrepitud y la muerte. Quizás, las características de ese Ente facilitaron la elección del título de  la última antología Piedra de Habla, de mi siempre admirada Ana Enriqueta Terán,

En este libro encontramos   una colección de poemas que parten con Al norte de la sangre donde la poeta nos regala un cosmos que hacen vibrar hasta la última fibra del corazón, en una danza cósmica y metaespiritual que transforma todo en luz. En los versos de esta  escritora trujillana  descubrimos esos mundos mágicos bañados de tonalidades  métricas y plasmados  con destreza rítmica, en sus trabajos observamos  el deseo de fotografiar, de atrapar la música en la ritmicidad de sus textos, el poeta  Ramón Palomares nos ilustra con las siguientes líneas  su parecer  sobre la creación de esta maestra de la palabra: “la música sagrada de Ana Enriqueta Terán”. En este sentido, el siguiente soneto disfrutamos de esos matices:

Alta niebla circunda mi cabeza

desde que puse en ti mi pensamiento,

amador del azul conocimiento

y de la flor de amor y ligereza.

 

he saltado tu muro y tu dureza

y los surcos profundos del lamento;

para buscar la fe de aquel momento,

cuánta pasión y cuánta gentileza.

 

¿Qué ciego pensamiento desafía

mi lumbre que en amor fuera tu lumbre,

mi campo que en amor te pertenece?

 

¡Ay! del fuego que pierdes en la vía.

¡Ay! de aquel sollozar en mansedumbre.

¡Ay! de la oscura sangre que perece.

 

La poesía  crea los vientos,  mares, sones y pasiones.  En la pluma de Ana Enriqueta Terán el infinito es el silencio, los gritos, las montañas,  el sol, el  cielo claro y  la lluvia; algo semejante a un  bolero cargado de melancolía. Por consiguiente los poemas  de  Terán  florecen del mismo modo que  un campo de sentimientos en primavera . En ellos la escritora se retrata como un oráculo  que muestra lo oscuro en su intensidad, sugiriendo sin mostrar,  al igual que los cuerpos entre la niebla, en el  siguiente fragmento canto IV del poemario Verdor secreto  captamos esa naturaleza que logra transportarnos a lugares de sombrío esplendor   donde satisfacción o dolor, cólera o sumisión, forman la trama en su poesía:

 

¡Ah! qué fuego, qué altiva,

pesadumbre en el gesto detenido;

qué soledad esquiva

en el ámbito asido,

a la sonrisa y a su cruel latido.

 

Estatuas infinitas

al este del aroma levantaron

soledades escritas

en la sien revelaron

los signos de la lumbre que alcanzaron.

 

La influencia de  grandes maestros como   Garcilaso, Santa Teresa  y Góngora  se vuelve néctar de libertad en las liras, tercetos y sonetos que Ana Enriqueta nos regala. En  este sentido el escritor  José Napoleón Oropeza, al referirse al poema A un caballo blanco que pertenece al libro Presencia Terrena  manifiesta: “Se afirman, se condensan y se prefiguran en ese soneto los temas, variantes y obsesiones de su poesía: la síntesis cosmogónica de la imagen que convierte a los elementos de la naturaleza en reflejos y espejos de un solo ser; el paisaje como cuerpo del poema, arboladura del vivir”. Por lo tanto La palabra cuerpo de la belleza, es  pintura que toca el espíritu de quienes se acerquen a los textos de esta arquitecta de la poesía:

 

“Que  fragor en las crines, qué lamento

de cuello hasta los belfos conquistados,

resbaladas llanuras el costado:

¡caballo blanco por mi solo intento!

Copian sus ojos el paisaje lento

y un árbol al fondo gime anclado

los tintes del azul y del morado,

trepan sus ancas, siguen en el viento.

 

Huye de mí, se pierde en la verdura

de las yerbas crecidas, adelantes

su pecha hasta el poniente  y la espesura,

 

huye de mí como una racha oscura

y blanco desde el pecho a la garganta

en el fondo de mí canta su albura.”

 

La poeta Terán marca el compás de su trabajo creador a través de una poesía  geografía cuyo camino  indica el florecimiento de la autora en el discurso poético: los valles de Momboy  cobijaron su infancia, en ellos los olores y sonidos construyeron el imaginario para lo que vendría después.  La adolescencia la vivió  en Puerto Cabello donde descubre el mar.  Quizás  gracias a estos encuentros surge la estrecha vinculación de la poesía de Ana Enriqueta Terán con la naturaleza y su íntima conexión con el mundo. Por esa razón, la poesía de Terán resiste los embates del tiempo, hecho que podemos palpar en las siguientes líneas de Elegía a un Samán el cual está incluido en las paginas De bosque a bosque:

 

Recuerdo cómo fuiste y dónde fuiste

mezcla de viento y cielo enfurecido

y entresoñado silabario triste.

 

Tu musical urdimbre de colmena

era la niña tiempo desceñido

y monedero de la luna llena.

 

Hubo patio interior y barandales

que traspasaste libre y encendido

con tu amarilla venda de turpiales

  

 Ana Enriqueta evoca en cada verso una suerte de canción, en sus pasajes la poesía entona el himno de la vida con todos sus misterios. Su ejercicio profundo de soledades tiene el sabor de la luz,  de lo cierto,  lo desgarrado y a la vez de lo nuevo.  Su poética tiene la textura de la tierra abonada de vida,  del color del campo y de girasoles floridos.  Tales universos se pueden disfrutar en el siguiente fragmento de Piedra de habla, el mismo forma parte del poemario Libro De Los Oficios

 

“La poetisa responde de cada fuego, de toda quimera, entrecejo, altura 

que se repite en igual tristeza, en igual forcejeo por más sombra

por una poquita de más dulzura para el envejecido rango.

 

La poetisa ofrece sus águilas. Resplandece en sus aves de nube profunda.

Se hace dueña de las estaciones, las cuatro perras del buen y el mal tiempo.

Se hace dueña de rocallas y peladeros escogidos con toda intención.

Clava una guacamaya donde ha de arrodillarse.

La poetisa cumple medida y riesgo de la piedra de habla”

 

Esta mágica mujer es una poeta intemporal, ella  refleja los movimientos del  tiempo  en cada poema,  hora y espacio se convierten en  sonidos indelebles y constantes de paisajes cristalinos, los cuales cobran vida con el palpitar de su rima primigenia.  En ella la poesía no deja de conectarse con la existencia, con la introspección.  La poeta hace de la  palabra  una suerte de  juego, de vacíos metafísicos que nos  enfrenta a la realidad, donde va y viene como el agua, como el viento, o el sonido. Estos ecos de la vida los podemos apreciar  en Autobiografía en Tercecetos, para muestra les presento  El gran río :

 

Río mayo, mi soledad interna

unirse a tu caudal, marcha profunda,

abundancia sagrada, sombra lenta

en pos del movimiento, que redunda

en estrechez de abajo; copa abierta

hacia bordes de arriba. Y se confunda

con extensión caída, pulpa incierta

en tono verde-oscuro, asaz, mullida,

asaz, acompasada como cierta

lentitud, que asegura clara herida

para fluir de adentro, de manera

que inicien luces piel acontecida.

 

 

Anuncios

Autor:

Escritor Venezolano, amante de la literatura en todos sus géneros

Un comentario sobre “LA PIEDRA ES UN FILÓSOFO, GUARDANDO MISTERIOS

  1. Hermoso trabajo Davicito mi eterno afecto poeta, nosotros tenemos tambièn unos proyectos de Editorial Giraluna, los dos mios llevan por nombre “Atesorando Recuerdos” y ” Rastros”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s