Publicado en Ensayo

Falso Ejercicio El encuentro del cuerpo con la palabra

“Un hombre ama a una mujer y la besa:

 de ese beso nace el mundo”

Octavio Paz

jose4

El erotismo es una experiencia que nace del interior y  se manifiesta en las múltiples situaciones y experiencias de la vida. El erotismo está del lado de la pasión y su ámbito es el cuerpo, nos refiere al reino de los placeres y displaceres del sexo, a la sensualidad, al desafío, a esa aventura que va la  más allá de los sentidos y cuando se baña de poesía el erotismo trasciende  todo lo tangible e imaginable del universo.

Este tipo de poesía le canta al deseo de los cuerpos amorosos que se entregan  en las palabras, lo recrea y lo difunde  mediante el lenguaje, para hacerlo más sublime, ya que los cuerpos vuelen al encuentro apasionado de las letras. Estas imágenes auditivas rescatan al cuerpo de los deseos mundanos para exaltarlos en un canto lírico.

En el Poemario Falso Ejercicio del escritor José Gregorio González Márquez, disfrutamos de términos que describen elegancia, voluptuosidad, belleza, sensualidad, placer, delicadeza y erotismo, ellos bañan los versos de vida e intimidad con esa soltura idílica que identifica la pluma de este escritor merideño. En este libro estamos ante una poesía sugestivamente erótica, característica que rodea por completo esta nueva producción literaria de mi estimado hermano – poeta. Sus composiciones captan, tanto en su léxico como en su estructura, lo delicado y grácil de la poesía, a demás nos aporta una fina sensibilidad amorosa, muy distinta del tono mundano y ordinario que encontramos en la poesía erótica de otros escritores. Creo que no existe mejor manera de acabar estas líneas que citando el poema de la página 21 de esta obra para ejemplificar dichas cualidades:

Sólo a tu regreso

de la memoria arcana

me atrevo a descubrir

el espejo que guarda

tus inquietos labios

No es hora de resignarse

y perseguir la agonía

es momento de avizorar

tu rostro escondido en la distancia

Como nos ilustrar el escritor mexicano Octavio Paz “El erotismo y el amor son formas derivadas del instinto sexual: cristalizaciones, sublimaciones, perversiones y condensaciones que transforman a la sexualidad y la vuelven, muchas veces, incognoscible.” No obstante,  el erotismo va mucho más allá de la fusión  de los cuerpos, es el encuentro de las ideas y las palabras  en la poesía, donde se crea una comunión entre  el deseo, la imaginación y la palabra,  de esta manera la poesía erótica es la canalización  del frenesí amoroso y  la voz interna del poeta,  elementos  que  podemos disfrutar en los siguientes versos:

Deshilo tu pubis

recorro las fisuras

que nacen de la batalla

Ungido por tus temblores

me consumo en el puerto

en la hondura    en el regreso

Escribía amorosamente el poeta Borges. “Si una mujer comparte mi amor/ mi verso rozará la décima esfera de los cielos concéntricos / Si una mujer desdeña mi amor/ haré de mi tristeza una música/ un alto rió que siga resonando en el tiempo/”. En tal sentido el poeta José Gregorio González Márquez,  despierta con su creación a esa  mujer con la que todos soñamos, razón por la cual, en los versos de Falso Ejercicio disfrutamos  como la poesía y el amor se convierten  en un hechizo que permite  la materialización  del cuerpo en la palabra, intimismo que nos regala una  expresión genuina de una poesía amorosa y erótica, en las siguientes líneas damos cuenta de ello:

Quizás sean tus senos

el lugar donde los pájaros

se advienen a los crepúsculos

y concurren a contemplar las miradas

Quizás sea tu pubis

el limbo donde van las voces

a dormitar la ternura

y presentir el engaño

Octavio Paz afirma: “la sexualidad, el erotismo y el amor son tres caras de una misma realidad donde el sexo es la fuente primordial. De estas tres expresiones de la vida, donde el sexo funciona como el centro y el pivote de esta geometría pasional”, de esta manera las  líneas  de este poemario nos va impregnando de esa trinidad cuasi espiritual que nos evoca imágenes sugerentes y traslada al mundo de Eros, el siguiente texto nos ilustra:

Mi rostro

pleno de desamparos

no reconoce las formas del abandono

dejo la voluntad de verte

a las grietas que ahondan

los círculos del espejo

Existo para calcinar la pasión

y sobrevivir a las curvaturas

de tu pelvis

Para el estudioso francés Georges Bataille existen tres tipos de erotismo, el de los cuerpos, el de los corazones y el erotismo religioso. En los tres se pretende zanjar la experiencia de la discontinuidad, de la diferencia, del aislamiento subjetivo a través de la vivencia de continuidad, con un amante, un amado, o un dios, a través del cuerpo o del ser., quizás de estos elementos se vale el autor de Falso Ejercicio  para transportarnos  a la ritualidad del cuerpo como espacio para el goce  de la palabra, así lo podemos detallar en el siguiente  poema:

Comprometido por las liturgias

levanto la cara al  horizonte

envuelto en ritos ancestrales

mi cuerpo desaparece

en la longevidad de la tarde

incorpóreo gesto me calcina

hasta nombrarme

alma incinerada

viento alado

condenado al fracaso

El amor físico y  literario lleva en si cierto tipo de locura, así el amor es un estado demencial que nos posee y lo poseemos,  transformando todo en un mar convulsionado de pasión, donde el sexo enmarca  y agrega notas musicales a los cuerpos, quienes encantados crean una  fusión  Eros-Tanos  en un canto general. Energía que nos envuelve y nos regocija en las siguientes líneas:

Vierte

en el cuenco de mis manos

tu mirada

para que se inmolen las heridas

y desaparezcan las sombras

Rompe las fronteras

desplázame hasta tu piel

usa un torbellino de mariposas

que rodeen las ínfimas ventanas

por donde escapan mis caricias

Reinventa

mi voz cansada

para que se  prolongue  en la oscuridad

y despeje las noches de ausencia

 Nos recuerda el poeta Francisco Umbral con un deje libidinal. “Una sexualidad erotizada, madura, fantaseante, creativa, imaginada, lírica, con sentido de lo sagrado, no puede salir jamás de la imaginación y se siente más rica con sus fantasías, fantasías que no suponen soledad, sino que se multiplican con la compañía” Por otro lado, según se vea el erotismo, está lo que Bataille llama el erotismo de los corazones, cualitativamente más sagrado, ese ardiente y pasional erotismo donde el ser amado… es asido, donde no se escapa, donde los seres en su discontinuidad se abren a la experiencia de la continuidad en el éxtasis, jugando así con los límites del ser. Por tanto Falso Ejercicio es el resultado de una poética corporal que nos envuelve en una atmosfera donde se respira  el deseo,  la ritualidad y la despedida, en un espacio donde las  metáforas  rememoran  nuestras historias.

Busco

en la anatomía de los herejes

el lenguaje de los cirios

celebro en silencio

la presencia de tus frases esquivas

no me obligo a reconocer coincidencias

ni a escribir poemas líticos

me expatrian por amar tu cordura

me arrebatan sin piedad

la voz de tus milagros

A esta hora
es inútil hablar con los grillos

David Figueroa González

Anuncios

Autor:

Escritor Venezolano, amante de la literatura en todos sus géneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s