Publicado en Ensayo

Una pluma lírica que embriaga los sentidos

Acercamiento a los versos de Luis Alberto Angulo

“Hay un instante

en que todo calla”

 

Luis Alberto Angulo

 

La vida nos acerca como la gravedad que por su naturaleza atrae a las cosas,  así vamos conociendo personas,  algunas veces de manera personal, otras; tenemos la oportunidad de toparnos con sus obras,  pero en ciertos casos,  se  tiene la suerte de conocer la obra y también a sus autores, es eso precisamente  lo que  en estas líneas  me gustaría resaltar.  Como es el hecho de haber conocido al escritor Luis Alberto Angulo, primero  por sus libros y  luego personalmente en la ciudad de  Barinas en una reunión de la Red de Escritores.

Luis Alberto Angulo,  hombre sencillo y de buen humor, siempre  dispuesto a la tertulia, nos regala en sus escritos una visión  filosófica de la vida y con gran profundidad vital;  incluso desde sus primeros poemas  logramos apreciar esas características,  así lo apreciamos en el poema Distancia, el mismo pertenece a la Antología de la casa sola (1972-1979):

Uno pasa y no sabe

sobre la vida y el tiempo

Escucha el ala

y la brisa

y la memoria

Uno es del

torvo acantilado

la espuma d la ola

Es distancia

desde abajo

y para el cielo infinito

Sólida materia

terrestre y dura.”

 Ahora bien,  como lo manifesté al comienzo conocí a Luis Alberto por sus escritos,  en ellos he disfrutado de una pluma lírica que embriaga los sentidos y traslada la imaginación a mundos pluridimensionales donde manifiesta una trinidad tiempo,  alma y  nostalgia que se fusionan, en este sentido en el texto que da título al poemario  Una niebla que no borra observamos lo planteado anteriormente:

Totalidad liquida del tiempo

Río volátil con huella de mañana

y asombrada tarde alargándose nocturna

un paso en línea recta

para quien naufraga, niebla,

en tus orillas”

El escritor Juan Calzadilla  nos dice  del poeta lo siguiente: “su obra gira en torno a cuatro o cinco grandes ciclos temáticos, en los cuales se funda un realismo de la visión cuya piedra angular nos remite….a través de textos breves o fragmentarios al tiempo ido, a la infancia campesina, a la fascinación del paisaje o los recuerdos paternos…” De esta manera,  en los siguientes  versos de Mi padre de Ochenta, el cual pertenece  al libro Antípodas, donde se valida lo expuesto por Calzadilla:

mi padre de 80 es un viejo hermoso

de juventud plena de 37 de mis 43

de mis 15 a la vez de padre de su nieto

es poeta e inventor desde pequeño

su vocación de sabio le permite hablarnos

en silencio o a toda voz cara a cara

monta caballo a la manera de jinetes

nacidos encima de sus bestias

trabaja de sol a sol con una alegría

que siempre he de envidiarle

se enamora con frescura fácilmente

pero su amor y su amistad tienen su tiempo…”

 

En los textos del  escritor Luis Alberto Angulo se respira una armonía romántica que eleva los corazones como las olas en la mar, su pluma es una gaviota que se entrega en las páginas de sus escritos y así regalarnos un viaje al amor idealizado y  en las Líneas de Mar y vino, el cual es parte del libro   De norte a sur disfrutamos de esos elementos que nos pasean por la sensualidad y la pasión amorosa:

vino el celacanto y se fue

me embriagó su ausencia

no existe nada más profundo

que el olvido

un minuto de luz lo vale todo

no vale nada

vino la noche con ella

del mar y tierra y yo en el aire

vino del mar salobre

al encuentro con mis olas” 

En el ensayo titulado  “Arte y Ciencias” de  José Iraides Belandria nos explica que como la geometría se relaciona con la literatura y este caso en especial con la poesía, así indica: “El Fractal es una estructura geométrica la cual describe un  caos aparente,”  y luego en otro párrafo nos manifiesta: “El poemario de Luis Alberto Angulo se titula justamente Fractal y en él las palabras se estructuran como esa  disposición geométrica en el que se revela un caos y un orden escondido.”   Yo diría que es una especie de paradoja, palabra-tiempo donde el poeta  somete sus versos a una linealidad que él mismo altera y llena de sentidos íntimos y  la realidad se diluye en la memoria, la vida y la muerte. Muestra de ello la observamos en Nada que conseguir

“mirar hacia atrás o hacia delante sólo desde aquí

el pasado o el futuro puedes ver en el presente

real y vivo libre de añoranza y expectativa

silencia tu alma silencia tu mente

deja que brote de tu corazón

pequeño y simple

el universo entero

nada que conseguir

nada que buscar

quédate en ti como la flor

que no pregunta

y más allá y más acá del tiempo

es plena “

El poemario Imágenes del parque es un canto a la reflexión y a la metafísica, donde el  hombre  se hace  palabra y  el amor trasciende lo material, sus versos  revelan el lado  romántico-espiritual y filosófico-carnal del poeta; quien asegura: “Quisiera perderme en el olvido/ y en el prodigio de amar/ permanecer aquí y ahora/ que cada acto sea una meditación”. Así mismo, el neurólogo y psiquiatra austriaco Viktor E. Frankl nos ilustra: “El amor trasciende a la persona física del ser amado y encuentra su sentido en lo más profundo en el ser espiritual del otro, en su yo intimo.”  Es así como  lo planteado anteriormente se observa en el poema Tantra:

“Piérdete en mí

amor mío

como yo me pierdo en ti

 

sé aquí  mismo ahora

el universo todo

que muere y vive

en un instante”

El escritor José Carlos De Nóbrega nos indica “La Poesía del Decir es, si lo sabrá Luis Alberto Angulo, un diálogo libertario y comunitario a contracorriente del Poder que promueve el envilecimiento. Sólo así los peones de hacienda bailan joropo trancao con las sirenas que enamoraron a Ulises. ”  Por lo que,  en este  libro Poética del decir   observamos como el autor logra en sus versos mantener una relación espacio-tiempo del hombre y su entorno, quizás de esta unión  proviene ese carácter humanista que disfrutamos en cada una de sus líneas, sensación de solidaridad-profética  que surge en nosotros amanera de reflexión, luego de disfrutar esta obra; hecho que en el siguiente poema  titulado La poesía del decir podemos constatar:

“La poesía del decir puede ser de carácter metafísico, existencial, político, minimalista y explayada, puede incluso, tener un tono iluminado, reflexivo, prosaico, medido;

 no hay, en realidad, cartabones que la limiten,

pero tiene que decir, manifestar, anticipar, sugerir, exclamar, advertir, descubrir, denotar:

es de naturaleza verbal y sustantiva más que adjetiva…

no se propone ser hermética, ocultadora, secreta o pura,

se reconoce en el habla, es inclusiva, plural, no es especializada; es inteligente e intuitiva al mismo tiempo…

su emoción mental está inserta en lo afectivo,

propone la fusión de géneros y el hallazgo común, hay un desplazamiento radical del yo literario

 a favor de la creación…

es visual, rítmica, desdeña las convenciones a propósito de la imagen y la artificialidad versificadora

 del “artefacto poético”…

es orgánica y está asentada como propuesta,

en el aquí y ahora de

 “las cosas como son”.

Para concluir, leyendo algunos de los  trabajos de Luis Alberto Angulo, en especial el introito a Contrapunto barinés se observa  que  ni el tiempo que todo corroe ha podido arrancar del alma  de este poeta sus pasos por la inmensidad del Llano venezolano. Como diría el cantautor Pablo Milanés: “Cada paso anterior deja una huella  que lejos de borrarse se incorpora”.  Así sus orígenes de hombre de pie de Monte se conservan en sus escritos bañados por  la biodiversidad de estas tierras  las cuales se relacionan  armónicamente con sus palabras, ellas le permiten al autor unir todos estos elementos en un solo canto, y dárnoslo en sus versos para que lo disfrutemos de manera solidaria, como el mismo nos los indica:

 

Rudo canto e historia larga y extendida, como la sabana que canta, las coplas de Viento barinés… Recuerdo que fueron intensos días de faena creativa sobre su pequeña máquina de escribir. Él fue en aquel recorrido de patrón y yo de acompañante, al igual que como cuando tantas veces viajé de niño como copiloto, en su vieja camioneta Willys hasta las sabanas de San Lorenzo, cerca del pueblo de El Real en el estado Barinas.”  

David Figueroa González

Anuncios

Autor:

Escritor Venezolano, amante de la literatura en todos sus géneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s