Publicado en Crónica

Una puerta en el tiempo: Nirgua Ancestral

Acercamiento al libro Nirgua…Tierra de Magia

El tiempo nunca pasa

no se va

el tiempo se nos queda adentro”

Alí Primera.

 

El municipio  Nirgua  representa el lugar donde  vuelvo  con mis ancestros,   es  el espacio donde cobran vida los relatos  que mi abuela  Estéfana solía contarnos  sentada en su hamaca y mientras ella detallaba sus vivencias, el tiempo se paralizaba, nosotros en silencio degustábamos cada unas de sus palabras.. Oír como ella  describía  “Las cumbres”, es decir, el sitio donde ella había nacido en esta municipalidad,  era realmente encantador, yo sentía que podía caminar por esas montañas, ver su casita en la cima  y oler aquellos pastizales. Quizás  por esas razones  siempre le  he manifestado a mis amigos que visitar Nirgua es abrir una puerta en el tiempo,  es  volar con las alas de  imaginación a un pasado reciente donde se realza  el heroísmo, la tradición  y la resistencia de nuestros aborígenes  los Indios Jiraharas-Ayamán .

 

Al comenzar la lectura de  “Nirgua…Tierra de Magia”  de la escritora amiga  Maigualida Pérez, me reencontré con un pueblo lleno de memorias, las mismas  que tanto adoraba exponer a mi abuela, en sus párrafos se respira un aire que evoca las costumbres de nuestras provincias, sus coloridas montañas y sus calles empedradas bañadas de siglos. Este libro nos presenta una visión romántica, enigmática  y ecológica del municipio. En este mismo orden de ideas, en el siguiente párrafo del  texto Tratado de Coche observamos lo planteado:

 

“  Las montañas que rodean a Nirgua, con  la  luz  del  atardecer  de  aquel  día  estelar,  hacían  galas  del  café como una novia toda vestida de  blanco, hermosa  y virginal  que  espera  al  pie  del  altar,  distante   y misteriosa;   ansiosa   y callada  ante  el  bramido  bajo  del   río  que  viene saltarín y cristalino cubierto por  capas  delgadas  de  espuma blanca  que  se evaporan en el curso del mismo.

 

Como quien logra ver a través del tiempo, cual sacerdotisa la narradora nos transporta en la historia al punto de casi palpar los lugares y situaciones que describe en sus crónicas.  Sus líneas nos sumergen en  un realismo mágico que abarca desde la construcción del  Fuerte  San Vicente, pasando por el grito de libertad  del Negro Miguel, el rey de Buría;  hasta la hermosa leyenda  de nuestra Diosa madre, La reina María Lionza.  En este sentido las palabras del escritor Earle Herrera nos refiere: “Desde épocas remotas, ya  por vía oral o escrita, el hombre va dejando testimonios de su paso por el mundo, gracias a los cuales se conoce el pasado y se explica el presente”. Tal vez bajo esta óptica la autora nos presenta este trabajo impregnado de luz, que como reseña Herrera deja huella más allá del papel y florece en el alma, muestra de ello lo observamos con el siguiente relato titulado MaríaLionza:

 

 “Cuenta la leyenda, que  la diosa de  la selva antes  de   entregarse   al  español,  prefirió escapar y desde los altos de  la  zona  de   Los Madrileños, internándose por el cerro del Picacho bajó por los  caminos  entre  la Palma  y  los Cogollos hacia Chivacoa  y  perdió  su   rastro  -desesperada-  en  la  montaña  de   Sorte,  llena  de  tesoros  naturales  donde se  oía  su  canto triste y   lánguido  por  las  tardes.   Dicen  que  el  Español  enamorado  la  buscó  durante   el  tiempo  que le quedo  de vida.  Perdiendo la razón; la oía cantar y  hablar  con  los  animales  del  monte.”

 

 

Al pasearnos por  “Nirgua…Tierra de Magia”   descubrimos el sortilegio que envuelve a un  municipio, de igual manera sus páginas colmadas de vida son un aporte a la autoconciencia y autoestima de una sociedad  ya que reivindica  a personas o grupos sociales que  generalmente han sido  excluidos de la historia oficial. En tal sentido, en esta publicación  disfrutamos  del patrimonio cultural de una ciudad  a través de la visión lírica  de la autora, acción esta que nos permite percibir el compromiso social que posee Maigualida Pérez con la tierra que se grabó en sus sentidos como los petroglifos en las piedras del tiempo, Este hecho lo podemos constatar en las  líneas “Nirgua… Tierra de Magia”  texto que presta su nombre a este libro:

 

    “En  la  intimidad  de la montaña, circundada  por quebradas y planicies,  sus   cuerpos   danzan   ataviados   de   la   jerarquía  que   les  otorgan    sus  hermanos  y  en  la piedra dejan la huella  indeleble  de  su  histórico  paso  por  esta  tierra  llena  de   bondades   y belleza que es Nirgua:  Nirva  del Callao;  Nirua la del Prado!”

David Figueroa González

Anuncios

Autor:

Escritor Venezolano, amante de la literatura en todos sus géneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s