Publicado en Ensayo

Aproximaciones a “EL SEÑOR HOMO SAPIENS SE HACE A LA VIDA DE POETA”

Aproximaciones a

“EL SEÑOR HOMO SAPIENS SE HACE A LA VIDA DE POETA”

“Amada, en esta noche tú te has crucificado
sobre los dos maderos curvados de mi beso”

 Cesar Vallejo

          Hay quienes dicen que se ama con el corazón, pero también están  los que afirman  que el amor y la pasión surge de las entrañas, en lo personal soy de los que apoya esta idea, como dice un viejo adagio oriental:

“Cuando se ama con la cabeza estamos a 60 cm de la verdad, cuando se ama con el corazón a 40 cm. y cuando se ama con las entrañas, desde el Ser, estamos en la verdad.”

       Mi mama cuenta que cuando yo regresé de mi primer día de clases  no dejaba de hablar de mi maestra, creo que esa fue la  primera vez que me hipnotizaron unos ojos azul mar. Años más tarde leyendo “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”,  justo  el  “Poema 7” me hizo recordar esos ojos mar de mi infancia, mi primer amor:

“Inclinado en las tardes tiro mis tristes redes
a tus ojos oceánicos.
Allí se estira y arde en la más alta hoguera
mi soledad que da vueltas los brazos como un náufrago”.

   Ya en la adolescencia y gracias a ese corazón de alma vieja que alberga mi pecho,  y a esos consejos que en forma de versos   Neruda me entregaba en “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” volqué mis pasiones de joven enamorado en mis primeros poemas.

   El Libro “EL SEÑOR HOMO SAPIENS SE HACE A LA VIDA DE POETA” del escritor polifacético Calos Ildemar Pérez, me lleva a un viaje al mundo del hombre que ama con en el alma,  las entrañas y las palabras,  y  al igual que los poemas del juvenil Neruda son copa que embriagan de frenesí. Y así como Don Quijote tenía su Dulcinea, motor que impulsaba sus aventuras, en esta obra nos encontramos  con Neydalid la Musa, que en  palabras del autor  es: “Duenda idolatrada, que supo servirme como un beso la vida su corazón sonriente e hizo de mí el bienquerido de estos amores”.

     Con las  anteriores palabras nos sumergimos en un universo poético  cargado de sentimientos , el cual es presentado en tres estancias,  y precisamente allí sus letras nos dibuja ese ser que lo inspira y eleva como el aire al fuego, así a media que vamos profundizando en los versos encontramos  en  “Muda de piel” la declaración del  quien se abre al mundo presentándose como poeta:

“Después de tanta caza

tanta pesca

repetida recolección a la intemperie del fuego

tal nomadismo de corbata y maletín

me he vuelto irreparablemente poeta

esta es mi baraja española de presentación

oro estrellado

puño y letra

piedra contra piedra

y aún más ciudadanía”

       Es interesante destacar que este poemario fue concebido cuando el escritor contaba con  28 años de edad, y para el momento que se editó ya habían transcurrido 13 años, sin embargo como lo aclara el poeta “ni loco me atrevería a quitarle ni jota a ninguno de aquellos poemas,  por la sencilla razón que no me arrepiento de nada de lo que pude haber pensado, sentido, creído o descreído a través de ellos”.

       Quizás en  el libro “EL SEÑOR HOMO SAPIENS SE HACE A LA VIDA DE POETA”  los versos bañados de sexualidad y erotismo  le permitieron  al  autor  mantener la armonía de su mundo interior,  ya que  “No hay amor sin erotismo, no hay erotismo sin sexualidad. Pero este vínculo se pierde en sentido contrario: amor sin erotismo no es amor y erotismo sin sexo es impensable.” En ese sentidodisfrutamos  en  el siguiente fragmento del  poema  “Adentro como ella” parte de ese delirio pasional que invita a la eternidad:

“Miro tu mirada cuando

bebo despacio en cada seno

el anís estrellado de la quebrada

que es ese doble corazón tuyo

despacio me lo bebo

pezón a pezón

suficiente para que me quede

algo para siempre que beber”

      Descubrimos  en las páginas de   “EL SEÑOR HOMO SAPIENS SE HACE A LA VIDA DE POETA”   esa íntima conexión cuerpo- pasión, cuerpo-sexualidad, cuerpo-ternura, donde el poeta se viste de Eros y danza en el vientre de su “Duenda”, fuego creador de cosmos y fantasías. En el ambos se mueven bajo un mismo ritmo hasta  que se convierten en cenizas o como  lo  denominaría  Quevedo “polvo serán, mas polvo enamorado.” De esta formaen los versos de “Alejados y en mi poesía” nos impregnamos de ese calor:

“Inmutable y flamígero

permanezco acostado bajo la ley

de una humedad

de espinas nocturnas

mordisqueo del ápice al haz

del envés al nervio sorbo

sigo chupándome la analfabeta

simpleza de la hoja de limón

mientras terminas

de amanecer

junto a mí

como Botichelli

te trajo al mundo acostada

en tu concha de nácar”

       En estas odas al  erotismo, el amor y la sexualidad  Carlos Ildemar Pérez  plantea ritos con energía creadora, donde los ritmos  y ondulaciones del verbo  juegan a manera de ser creador, y de esa forma la palabra  se realza en una afirmación fantástica y lúdica de placer, mucho más allá de  la poesía y de la vida, en los versos de “Confeso” visualizamos esos elementos   de intemporalidad y ludismo:

“Deja el miedo en silencio detrás de los ayeres

anida en un florero de agua fresca las

desavenencias

basta de esgrimir el filo de la sangre

¿Me comprendéis será que me comprenderás?

en vez de la desfloración de los alaridos

te propongo nacer de las cenizas

que contra mí desates –supongamos-

tu posesión completa

discúlpame y disculpame

pero es que algunos dioses míos

sólo me han sabido parir

con la exacta precisión para amarte”

        Algunos filósofos conciben  las ideas como esencia del amor y el cuerpo como reflejo de lo real, en este sentido  Platón  condenaba el amor físico porque consideraba que la contemplación era el más alto nivel de amor y que el “amor carnal era un pecado contra el espíritu”. No obstante  en los poemas de  “EL SEÑOR HOMO SAPIENS SE HACE A LA VIDA DE POETA”   esa energía creadora procede precisamente de la magia sexual, lo que los Yoguis llamarían “el despertar del  Kundalini”, o lo que los budistas conocen como sexo tártrico; donde  la copulación es un proceso que se compara con  “la creación y destrucción de los mundos”.  En este sentido en “Abril cuadriculado”  nos dejamos llevar por esos versos hijos de la pasión y la sensualidad:

“De nuevo leo el poema

que fue escrito pensando en tu olor

a lo largo de esta estrujada servilleta

vuelvo a escribirlo

con mi aliento de animal filoso

escribo un sonido parecido a la mayo

oportunidad de ventana

donde deberías tú o usted y vos

estar gozando de mis versos néctares

purísimos oráculos de uno

para tumbar y aminorar las puertas

de nuestros distanciamientos”

      Ya para concluir  dejo estos versos cargados de  ternura, ternura  que sólo un amante enamorado puede plasmar, pero no como letra estática, sino como un pasado progresivo que revive emociones, letras tras letras, verso a verso, por lo que gracias al poema “Furtivos”  nos hacemos cómplices de ese  primer encuentro:

“Entraste a mí presencia

con las mismas sandalias jipis de una mujer

entregada completamente a la pasión

impecable y deseante

entraste a mí esparciendo los claveles

impregnados

de otro rojo inmarchitable

entraste como debías entrar

con esa humilde celestialidad

de una verdadera reina de corazones

Duenda endiosada

¿qué más puedo pedir de ti?”

 

David Figueroa González

Anuncios

Autor:

Escritor Venezolano, amante de la literatura en todos sus géneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s