Publicado en Ensayo

Acercamiento al 4 de febrero de 1992

VOLVER A LA PASION LIBERTARIA

Un acercamiento al 4 de febrero de 1992

Sentir, que es un soplo la vida,

que veinte años no es nada

Alfredo Le Pera

Todo comienzo es arduo y más cuando la discreción es la norma y las palabras deben ser transmitidas en clave, recuerdo los encuentros en sitios intrincados, las claves dejadas a  los pies del “Mango” aquel mango…. Para luego llamar al equipo y transmitir el mensaje. Muchos hablaban de seudodemocracia, criticaban  el sistema, pero cuando eran llamado a tomar parte en algunas acciones siempre tenían “JUSTIFICATIVOS”, claro esta desde que se inventaron las escusas todos quedamos bien.

Después de casi veinte años, trato de recordar que fue lo último que converse con mi mama ese día antes de partir a Valencia, sólo recuerdo que tarareaba esa canción del poeta Alí Primera: “Madre déjame luchar, madre déjame luchar, madre cómo te adoro porque quiero a mi pueblo y tú me enseñaste a luchar por él,” quizás como himno de despedida, quizás como tributo a esa mujer que yo no sabia si volvería a ver, de lo que sí estaba seguro era de la formación que en el hogar mis padre me habían dado, del ejemplo, constancia y dedicación con la que nos formaron a mi hermana y a mi, el ver a mi papa partir a la hermana Isla de Cuba, a colaborar con el corte de caña Ad honorem en un momento donde las relaciones diplomáticas entre nuestros países estaban rotas, o recordar esas historias de las guerrillas y la creación de la célula Vladimir Maiakovski, eran esa batería que impulsaba mi alma, mi espíritu mi ser a continuar con lo planteado. Tampoco recuerdo quien se sentó a mi lado en el bus que nos transportaba, religiosamente todo los Domingos y los Lunes desde San Felipe a la Universidad de Carabobo, pero hay algo que nunca olvidare, la cara de mis compañeros que llenas de esperanza, aguardaban con ansias el día de actuar.

 

Ese Martes 4 de febrero de 1992 de amanecer lluvioso, cual película de misterio o  como lo describe Paul Gillman en su canción: “Esa mañana no la sentía igual algo me dijo que no era normal me levanté…Y  sin quererlo temblé.” Me dispuse a ir al encuentro de la historia del país que estábamos por cambiar. Ya en la universidad en medio de tantos contratiempos logramos reunirnos en la facultad de educación, allí ya se apostaban aquellos que con sus armas atacaban las instalaciones de la Universidad de Carabobo y a los estudiantes que allí estábamos. Logramos reagruparnos y un grupo nos dirigimos al Cuartel Paramacay, otros se fueron al centro de Valencia a buscar unidades para transportar al pueblo. Ya en el cuartel los aviones F16 pasaban de manera amenazantes y los militares del pueblo nos aconsejaron retirarnos, pues la orden de los aviadores era lanzar sus misiles de muerte contra los presentes. En esos días, muchos fueron los hermanos  que dieron su sangre por querer ver la luz, (recuerdo como si fuera hoy, aquellas camionetas llenas de cadáveres que raudos pasaban hacia lugares desconocidos), esa luz que para felicidad nuestra ha sabido proyectar El Comandante

 

Nosotros un grupo pequeño de Yaracuyanos nos retiramos con un profesor amigo hasta un sector de Valencia llamado la Bocaina (lugar donde hubo un fuerte enfrentamiento y el mayor numero de victima civiles) estando allí en una casa donde las balas volaban como zancudos inquietos, escuchamos el luego eternamente famoso “POR AHORA”  y es cuando realmente comienza nuestro periplo por los márgenes oscuros de la ley cuarta republicana, ya que las garantías habían sido suspendida, en ese lapso vi caer varios amigo con tiros de gracias u otros salvarse por tener puesto una chaqueta cara. Este periodo oscuro estuvo lleno de torturas viles y desalmadas, hoy día solo digo Dios los perdone. Pero el tiempo pasa y como dicen: al Cesar lo que es del Cesar, la semilla de la igualdad esta sembrada en el alma del pueblo y regada con la sangre de sus hijos para que jamás marchite.

 

En nuestro país la revolución es un árbol de raíces fuertes con frutos por doquier, por eso digo que, era difícil imaginar aquella tarde del 4-F en medio de camaradas caídos, que hoy varios años después ese proyecto país, estaría  dando sus frutos enrumbado al Socialismo  y multiplicándose, con semilleros en cada hogar de nuestra República  Bolivariana, frutos que pueden verse  cuando observamos que en cualquier región de Venezuela funciona  las Misiones, los Mercales, los Concejos Comunales y otras actividades que permiten darles significado a la vida y a la vez hace al hombre un ser con la vista llena de futuro.

 

Sin lugar a duda, ahora se pone en práctica tanto los planteamientos de nuestro Libertador, Simón Rodríguez, José Martí, El Che y otros pensadores que vieron en el pueblo un valor inmensurable, carne y huesos puestos al servicio de una causa noble, como dijo el Che: “La revolución no se lleva en los labios para vivir de ella, se lleva en el corazón para morir por ella”

 

Leyendo el libro BELLEZA Y REVOLUCIÓN del poeta y filósofo Ludovico Silva, he conseguido un concepto que me gustaría compartir: “Uno de los errores más grave que han cometido casi todas las revoluciones socialistas es el de descuidar, o dejar en un segundo plano de importancia, el problema del desarrollo de la conciencia. Se ha creído que bastaba realizar una transformación en el orden material económico, pues de esta transformación se desprendería,  como por arte de magia, la transformación de la conciencia”. Como defensor del proceso espero y deseo que nunca suceda en mi País, lo que con gran claridad y sabiduría nos ha referido el escritor antes mencionado.

 

Viva el cuatro de Febrero de 1992, viva todos aquellos que de una forma u otra defienden y armonizan con esta Venezuela que estamos construyendo.

Los gorilas tomaron las armas,
intentan los trucos de la CIA.
Son marionetas del imperio,
seres de almas perdidas.
El pueblo bravío toma las calles,
llenos de esperanza
grita a los Oscuros,
cantos, cantos de libertad.

David Figueroa González

Anuncios

Autor:

Escritor Venezolano, amante de la literatura en todos sus géneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s