Publicado en Ensayo

Educación y Socialismo

 

Educación y Socialismo

               David José Figueroa González

 

 

 

“El perseguir o proseguir un camino o método que ofrezca grandes dificultades, distingue a quien lo hace, de quienes se desaniman ante cualquier escollo, por carecer de suficiente virilidad o virtudes”

 

Antonio Pascual Fernández

 

Es indudable que este epígrafe encierra una gran verdad, por eso se hace necesaria la instrucción ya que ella amplia el horizonte del hombre, permite  a este orientarse en la realidad que lo circunda, participan en esferas de la vida como la política, el arte, la cultura, el deporte y otras ramas del saber. La división y especialización del trabajo existente en la sociedad hacen indispensable no solo recibir una instrucción técnica profesional general, sino también la especializada.    Si la instrucción general forma capacidades generales y aporta los conocimientos y los hábitos indispensables para cualquier actividad, la instrucción especializada prepara un oficio inmediato y determinado.    A diferencia de la instrucción, la educación no forma en el hombre habilidades y capacidad para cumplir este o aquel otro trabajo, si no cualidades interiores de la personalidad, tales como principios morales,  valores, orientaciones y rasgos de carácter, forma en él una actitud determinada hacia la realidad, hacia los demás hombres, sin la cual seria su vida en la sociedad.  ¿Con qué orientación ha de formarse el hombre? Esto depende del régimen imperante, de las posibilidades que brinda la sociedad para el desarrollo de la personalidad.    Yo lo pregonaba el gran José Martí, apóstol de la gran revolución cubana: “Quien no ayuda a levantar el espíritu de la masa ignorante y enerme, renuncia voluntariamente a su libertad”.

Partiendo de estos conceptos podemos afirmar que es con un régimen socialista que las universidades se popularizan, ellas crean facultades para los obreros campesinos y para la sociedad en general.   Establece de sobremanera la gratuidad de la enseñanza que facilita así mismo la entrada en las aulas de todos los habitantes del país siempre y cuando arda en ellos la llama de la vocación de los nuevos conocimientos, hacia la unión de la teoría practica de principios que hay se aplican en casi todo el país, gracia a la política adoptada por el presidente Hugo Chávez Frías, donde ningún motivo quiere que se quede un venezolano sin una carrera o profesión.

¡Saber es poder! Máxima que es realidad cuando los libros y los aprendizajes no caminen por las sendas de la frialdad y la inculcación.    El hombre debe preparar no para el bien vivir individual, si no para servir a la sociedad.

En el libro “Revolución y educación”, editado por el Ministerio de Educación de la Republica de Cuba, encontramos los siguientes planteamientos conocer es tener conciencia de actividad docente, no es recitar lecciones, citar ríos o y montañas o describir batallas, saber significa, a los efectos educativos, desarrollar sentimientos y convenciones de manera que el educando sepa aplicar a propósitos específicos (como constructor activo de sociedad) los conocimientos adquiridos: sepa enlazar la teoría asimilada al trabajo practico a la vida económica, social y política y también a la vida privada.   La practica es una forma de trabajo, racionalmente organizada no tendrá una base sólida para su formación moral e intelectual y por si fuera poco tendrá una visión irreal del mundo.

Mas claro no pueden ser estos conceptos el hombre para servir a la sociedad tiene que tener, tanta sabiduría como ética, y así podrá estar preparado para la lucha económica, política e ideológica.

George Politzer en sus cursos de filosofía, afirma: “no se puede luchar por el pan (lucha económica) sin luchar por la paz (lucha política) sin luchar por la paz (lucha política) y sin defender la libertad (lucha ideológica)”.

A medida que estas herramientas se solidifican en nuestras mentes, estamos mejor preparados para dar batallas en cualquier terreno, no olvidemos que siempre habrán enemigos que enfrentar, que el combate no se detiene jamás.  

Todo que pretenda darle al hombre su verdadero sitial, tendrá que enfrentarse a los que se cobijan tras la sombra, ellos buscaran en una forma u otra las simientes que sembramos.  Se empeñan en quitarnos el sol que nos ha dado con trabajo, amor y sacrificio.

Para culminar transcribo decálogo que dejo para la posteridad el maestro de maestro Luis Beltrán  Prieto Figueroa  “1- La universidad debe estar en intima relación con los demás ciclos de la educación. 2- Además de lo investigativo, lo cultural, debe asignarse a la universidad un fin formativo y humanista. 3- La universidad debe ser solidaria y estimular el trabajo socialmente útil, combatiendo el individualismo disgregador e infecundo. 4- La universidad ha de ser un hogar para el estudiante, así establecer vínculos de camaradería. 5- La universidad ha  de enseñar a vivir ampliamente la vida, haciendo de la ciencia un buen humano.  6- La universidad debe acoger en su seno a todas las personas sin importar el credo o la raza. 7- La universidad debe ofrecer la cultura integral y ponerla al servicio del pueblo, a la vez unificar todas las instituciones educativas. 8- En un país agrícola y pecuario como el nuestro, la universidad no puede desentenderse de tales características. 9- La educación es un proceso orgánico que va donde la kindergarten hasta la universidad. 10- La universidad debe estar conformada por hombres sabios, honorables y con estima relación con la comunidad”.       

 

 

Anuncios

Autor:

Escritor Venezolano, amante de la literatura en todos sus géneros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s