Alí Primera: La voz poética de un pueblo insurgente

Alí Primera:

La voz poética de un pueblo insurgente

 

Tu sangre es más profunda que el olvido”

Nicolás Guillén

 

Una noche  hace algunos años atrás, realmente muchos, estaba con mi amigo Miguel Abolio, él había estacionado su  jeep  en la plaza Bolívar de San Felipe, mientras conversábamos oíamos al siempre inmortal Alí Primera, cuando una patrulla se paró a pedirnos nuestros documentos, el agente al escuchar la música inmediatamente cambia su actitud y nos coloca contra el vehículo  y pregunta: “ese es el insurgente del Primera”, mi amigo le indica: si ese es un casete de Alí y sus éxitos, -aja- respondió el policía, y para completar de manera ingenua Miguel le dice: si tiene 12 canciones, el funcionario le responde, pues entonces serán doce planazos, seis para cada uno por escuchar ese tipo de música subversiva

    Alí Primera sembró con sus letras y canciones en el corazón del pueblo  conciencia y sentir revolucionario, él inició su carrera de cantautor primero como una afición y paulatinamente hizo del canto su vida. Una de sus primeras canciones,  “No basta rezar”, la cual presentó en el Festival de la Canción de Protesta organizado por la Universidad de Los Andes en 1967,  en esa composición  Alí recoge el sufrimiento del pueblo erosionado  por la pobreza y la desigualdad social,  a la vez plantea un discurso filosófico  de fácil digestión  que caló  rápidamente  en el sentir popular  y se convierte en el “Cantor del Pueblo”. Así disfrutamos:

“En el mundo no habrá paz
mientras haya explotación
del hombre por el hombre
y exista desigualdad
del hombre por el hombre
y exista desigualdad

No, no, no basta rezar
hacen falta muchas cosas
para conseguir la paz

Cuando el pueblo se levante
y que todo haga cambiar
ustedes dirán conmigo
no bastaba con rezar
ustedes dirán conmigo
no bastaba con rezar

Gracia a su planteamiento profundo pero sencillo su mensaje fue decodificado y en poco tiempo los sectores más necesitados de la sociedad venezolana se identificaron con sus canciones,  el estudioso de Alí Primera, el fotógrafo y músico sucrense   Jesús Franquis  afirma: “aún cuando su obra fue considerada dentro de la canción protesta, que fructificó en Venezuela entre 1970 y 1980, Primera insistió en denominarla siempre Canción Necesaria”. El propio Alí señaló, en una entrevista: “Nuestro canto no es de protesta, porque no hacemos una canción por malcriadez, no la tomamos para encumbrarnos ni hacernos millonarios, es una canción necesaria”. Y agregó: “Cada día nos motiva a hacerla más profunda, pues un hombre armado de una canción y una poesía humana, es un hombre desarmado para la envidia y para ser un hombre malo” Por tanto, en la canción los “Techos de cartón” observamos a un hombre meta-humano que siente más allá del papel  lo que escribe

 

“Qué triste, se oye la lluvia

en los techos de cartón

qué triste vive mi gente

en las casas de cartón.

Viene bajando el obrero

casi arrastrando los pasos

por el peso del sufrir.

Mira que es mucho el sufrir

mira que pesa el sufrir.

Arriba, deja la mujer preñada

abajo está la ciudad

y se pierde en su maraña

 hoy es lo mismo que ayer

es su vida sin mañana

 

Ahí cae la lluvia,

viene, viene el sufrimiento

pero si la lluvia pasa,

¿Cuando pasa el sufrimiento?

¿Cuando viene la esperanza?”

 

El canto de Alí es símbolo de rebeldía  y  revolución,  como el Che Guevara  siempre estará ligado a la juventud y  a las lucha de  los desposeídos por hacer justicia social.  Al igual que el Che, Primera entregó su corazón y  voz al alma del pueblo para que este despertara conciencia. Alí siempre fiel a su ideal manifestó una vez: “No canto porque existe la miseria, sino porque existe la posibilidad de borrarla, de erradicarla de la faz de la tierra”, quizás por tal razón  en los versos de este cantautor encontramos elementos profundamente revolucionarios  que nos permiten reflexionar  sobre nuestra memoria histórica.  En las líneas de “Canción bolivarianadamos cuenta de su sentir histórico y compromiso patrio:

 

“Y Bolívar sonreído
y lleno de comprensión
le saltaba el corazón
por lo que estaba escuchando.

Y mirando fijo al niño
de edad escolar sin escuela
dijo: Toma mis espuelas
que hay que jinetear de nuevo
tú te vas de pueblo en pueblo
a despertar a la gente
que alcen más y más la frente
para merecer la gloria
y hacer de nuevo la historia
liberando al oprimido
que si el pueblo está dormido
nunca ganará la gloria.”

Durante  generaciones, la canción popular latinoamericana ha sido usada como  arma contra la injusticia, ya lo decía el  cantante chileno Víctor Jara: “Yo me quedo a cantar con los obreros, en esta nueva Historia y Geografía”. Los acordes   compuestos por Alí van  de la mano de otra manifestación artística igualmente insurgente, como la poesía, junto a ella condena la deshumanización del hombre en el capitalismo e invitar a unirse en la lucha contra ese flagelo, en tal sentido en la composición Madre déjame luchar”  el  trovador refleja su compromiso con la humanidad, una suerte de  Cristo que al compartir su música regala esperanza.

Madre déjame luchar
madre déjame luchar
madre cómo te adoro
porque quiero a mi pueblo
y tú me enseñaste
a luchar por él

Tú me enseñaste
a compartir mi pan
a compartir mi amor
a compartir mis sueños

Yo quiero ahora
compartir mis brazos
con los mismos
que te abrazo
quiero abrazar a mi pueblo

Alí Primera nos muestra en su obra “La piel de mi niña huele a caramelo” un abanico de sentimientos, además,  en esta interpretación junto a su cuatro consigue que la  música  eleve los versos al sentir más tierno  de un hombre, sus hijos. De esta forma nos conecta con su lado más sensible, demostrando que la voz revolucionaria tiene varios matices  y puede ser utilizada incluso como canción de cuna.  El escritor francés Paul Valéry afirma que “la musicalidad va más allá  de una sabia combinación métrica, tiene que ver más con el carácter de brujería, de hechizo que debe haber en cada verso, no solo por sus cualidades melódicas y rítmicas, sino por sus cualidades plásticas: el imperio de la metáfora”.  Por tanto, en esta obra el maestro Primera con su interpretación logra una fórmula mágica que encanta nuestros sentidos:

 

Pirulí, giraluna
pirulí, pirulero
que la piel de mi niña
huele a caramelo
despierten los niños
despierten los viejos
coral la alborada
por un mundo nuevo

Es bravo tío tigre
pero tío conejo
dará a cada niño
un lindo lucero
y también un mango
y un caramelo”

David Figueroa González

 

 

About these ads

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 35 seguidores

%d personas les gusta esto: